Como jubilarse sin aportes y con 65 años de edad

Advertisement

Se ha dado a conocer que es posible jubilarse sin aportes. Se encuentra dirigido a personas de 65 años de edad y que no cuenten con aportes suficientes para jubilarse. Anses informa cuáles son los requisitos y cómo se tramita.

jubilarse sin aportes

Tramitar la pensión sin aportes de Anses

Se trata de la Pensión Universal para el Adulto Mayor o PUAM, la cual fue creada en el año 2016 y alta momento continúa vigente. Consta de un pago mensual que equivale a al 80 por ciento de una ver jubilatorio mínimo ordinario.

Advertisement

Actualmente, los beneficiarios de este plan cobran 34.682 pesos y a este importe se le suma el bono Anses jubilados octubre que es de $7.000. Este monto se ajusta en función de la ley de movilidad jubilatoria, es decir, aumenta cada tres meses.

Gracias a esta opción, muchas personas pueden jubilarse sin aportes. Esto se debe a que muchas personas llegan a la edad de retiro a nuestro país sino un trabajo en blanco, es decir, sin relación de dependencia y por consiguiente no tienen los 30 años de aportes.

A todas aquellas personas que tienen la posibilidad de cobrar Pensión de Anses además se le da acceso a cobertura médica, por medio del Programa de Atención Médica Integral (PAMI). También tienen derecho el cobro de asignaciones familiares sí tienen menores de edad a su cargo.

Advertisement

Otro tipo de Asignaciones Familiares para pensiones son las que se perciben por cónyuge, que consta de un pago mensual percibido por uno de los integrantes del matrimonio. Sólo es cobrado por jubilados o pensionados y beneficiarios de la Pensión Honorífica de Veteranos de Guerra del Atlántico Sur.

Requisitos para jubilarse sin aportes

La Administración Nacional de la Seguridad Social (Anses) establece una serie de requisitos y condiciones para poder acceder a la jubilación sin aportes, entre ellos:

  • Tener 65 años de edad.
  • No estar cobrando ni tener derecho al cobro de ninguna jubilación o pensión, ni un seguro de desempleo. Lo cual es aplicado tanto a prestaciones nacionales como a provinciales y municipales.
  • Ser ciudadano argentino o naturalizado que cuente con por lo menos diez años viviendo en el país, o un extranjero con más de veinte años de residencia, y seguir viviendo en la Argentina luego de pedir la pensión.
  • No estar trabajando en relación de dependencia ni por cuenta propia, salvo que sea por medio del Monotributo Social.
  • Encontrarse en una situación de vulnerabilidad socioeconómica, lo que será evaluado por la ANSES por medio de un cruzamiento de datos de ingresos, gastos bancarios y patrimonio con la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP).

Advertisement
Advertisement

Califica esta publicación

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir